Reducción Mamaria: Métodos quirúrgicos y posibles riesgos
reduccion mamaria

Ignacio Ortega | Cirujano Plástico

Publicado 27/07/2022

¿Qué metodos quirúrgicos se utilizan en una Reducción Mamaria?

Durante la reducción mamaria, el exceso de piel, grasa y tejido glandular en el área inferior del pecho se elimina y se le da una nueva forma y soporte. Luego, el pezón se mueve a su posición natural lo que da como resultado un pecho de aspecto muy natural.

Se pueden utilizar los siguientes métodos quirúrgicos, que difieren en la incisión, el curso posterior de la cicatriz y la forma del seno:

● Incisión en T invertida (método en forma de ancla)

● Incisión en I (método circunvertical)

● Incisión en O (método circular o periareolar)

Técnica de incisión en «T» (invertida):

La incisión en T elimina la piel debajo de los pezones. La incisión comienza alrededor/debajo del pezón, sigue hacia abajo y termina con una línea horizontal en el pliegue de la mama. El corte se asemeja a una «T» invertida.

La incisión en T es particularmente adecuada para reducciones mamarias extensas, en las que se debe eliminar una gran cantidad de piel y tejido sobrantes debido a:

  • El volumen de las mamas.
  • Los pezones caídos.
  • La mala calidad de la piel.

Técnica de incisión en «I»:

Con el método circunvertical se hace una incisión desde la areola hasta el pliegue de la mama. Luego, se puede levantar el pecho eliminando el tejido y el exceso de piel.

Técnica de incisión en «O»:

Con la incisión en O, se hace una incisión circular alrededor de la areola. Este método es muy adecuado para pacientes con una pequeña cantidad de piel y una pequeña reducción de pecho deseada. Ya que, deja las cicatrices menos visibles.

¿Cuáles son los riesgos de una Reducción Mamaria?

A pesar de estar en manos de un Cirujano Plástico certificado y el mayor cuidado, las reacciones físicas no deseadas y las complicaciones pueden ocurrir en las personas tratadas después de la reducción mamaria.

Estos incluyen sangrado, infecciones, trombosis venosa profunda, reacciones alérgicas a los materiales utilizados y cicatrización problemática hasta cicatrización en el área del pecho.

Nota de interés

Se debe enfatizar principalmente el riesgo de la lactancia materna restringida como resultado de la reducción mamaria. Por lo tanto, las mujeres jóvenes, en particular que deseen tener hijos, deben sopesar cuidadosamente los beneficios y la necesidad médica frente a los posibles riesgos.

Después de una Reducción Mamaria: ¿Qué complicaciones pueden presentarse?

Un ligero dolor, moretones (hematomas) e hinchazón son reacciones físicas comunes después de una reducción de senos, que generalmente desaparecen y sanan por sí solas.

Sin embargo, algunas complicaciones tras una reducción mamaria pueden requerir de una segunda operación:

Sangrado postoperatorio:

El sangrado postoperatorio puede ocurrir dentro de las primeras 24 horas, después del procedimiento. Estos son causados por la apertura de un vaso sanguíneo que se esclerosó durante la operación. La sangre entra en la cavidad de la herida y provoca una inflamación significativa en el pecho. Si el sangrado no se detiene por sí solo, se requiere otra operación.

Seroma:

Esta es la acumulación de secreción de la herida en la cavidad de la herida. El cuerpo generalmente descompone el líquido por sí solo. En algunos casos (poco frecuentes) puede ser necesario pincharlos para evacuarlos.

Infecciones:

Cualquier procedimiento quirúrgico conlleva el riesgo de infección. Tan pronto como aparezcan los primeros síntomas, se debe consultar a un profesional médico para tratar la infección y evitar una segunda operación.

Alteraciones sensoriales:

Durante la reducción mamaria, se cortan los nervios finos de la piel de la mama, lo que puede provocar entumecimiento en el área del pezón (papila mamaria). Cuanto mayor sea la reducción de peso, mayor será el riesgo de pérdida de sensibilidad.

Como regla general, la sensación en el pezón regresa durante el proceso de curación. Pero, en casos individuales, existe la posibilidad de entumecimiento permanente.

Asimetría:

Durante el proceso de curación posoperatorio, pueden ocurrir cambios en la piel afectada y en las regiones de tejido. Esto puede ir acompañado de ligeras asimetrías en la forma de la mama. En la mayoría de los casos, esto se puede corregir con una intervención repetida.

Trastornos de cicatrización de heridas:

En algunos casos, el tejido en el área del pezón puede no sanar completamente debido a trastornos circulatorios. Luego se requiere de un procedimiento adicional, en el que el tejido afectado se reemplaza con la propia piel del cuerpo.

Si quieres saber más sobre la reducción mamaria, haz clic aquí.

Sígueme en Redes Sociales

Ignacio Ortega Cirujano Plástico

Déjame un comentario aquí

o hazme una pregunta

deja tu comentario aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies