Cómo abordar la Cirugía Estética con nuestras hijas
Cómo abordar la Cirugía Estética con nuestras hijas

Ignacio Ortega | Cirujano Plástico

Publicado 15/04/2024

Un Diálogo de Apoyo y Comprensión

Como cirujano plástico, estoy acostumbrado a conversaciones sobre cambios estéticos y la mejora de la autoimagen a través de la cirugía.

Sin embargo, cuando se trata de nuestras propias hijas, la discusión adquiere una nueva dimensión de cuidado y preocupación.

Aunque profesionalmente comprendo los beneficios y los límites de estos procedimientos, como padre entiendo que la incertidumbre inicial es inevitable.

Escuchar Antes de Reaccionar

El diálogo abierto y sin juicios es fundamental. Escuchar genuinamente es el primer paso para entender sus motivaciones.

Las razones detrás de su deseo pueden variar desde la mejora de la autoestima hasta la corrección de una característica que les causa incomodidad o inseguridad.

Es esencial comprender que, detrás de cada consulta, hay un deseo profundo de sentirse mejor consigo misma.

Educación y Orientación

Como expertos, es nuestro deber informar tanto sobre los beneficios como sobre los riesgos asociados a cualquier procedimiento.

Discutir abiertamente sobre las expectativas realistas y los posibles resultados es crucial. Ayudarles a entender que la cirugía plástica no es una solución mágica, sino un paso que puede mejorar la calidad de vida, siempre y cuando se tomen decisiones informadas.

Apoyo Emocional

Mostrar apoyo emocional es tan importante como la orientación médica. Validar sus sentimientos y asegurarles que están siendo escuchadas crea un ambiente de confianza y comprensión.

Es vital que se sientan apoyadas en cada paso del proceso, desde la decisión inicial hasta el postoperatorio.

Una Decisión Compartida

Aunque la decisión finalmente recae en la persona que desea someterse al procedimiento, como padres, nuestro rol es asegurarnos de que nuestras hijas no se sientan solas en este viaje.

La inclusión en el proceso de decisión les ayuda a sentirse más seguras y respaldadas.

Enfrentar la posibilidad de una cirugía estética en nuestras hijas puede ser desafiante, pero también es una oportunidad para fortalecer nuestra relación a través de un apoyo incondicional y un diálogo abierto.

Al final, nuestro objetivo es garantizar que se sientan seguras y comprendidas, sin importar la decisión que tomen.

El acompañamiento de un padre informado y empático puede hacer toda la diferencia en cómo nuestras hijas perciben su propio valor y toman decisiones conscientes sobre su cuerpo y su bienestar. 

En última instancia, lo más importante es que sepan que, más allá de cualquier procedimiento, son valiosas tal como son.

¿Necesitas resolver más dudas o quieres una valoración personalizada?

Contacta conmigo en los teléfonos 918 27 14 01 ó 678 61 29 42 o haciendo clic aquí.

Sígueme en Redes Sociales

Ignacio Ortega Cirujano Plástico

Déjame tu comentario aquí

o hazme una pregunta

deja tu comentario aquí

9 + 7 =

Publicaciones recientes