Los efectos de los piercings en el cuerpo
Los efectos de los piercings en el cuerpo

Ignacio Ortega | Cirujano Plástico

Publicado 28/07/2023

Los pendientes corporales son cada vez más populares y, aunque pueden ser una forma de autoexpresión, es importante entender sus posibles riesgos.

Hoy me gustaría compartir con vosotros cuáles son los efectos de los piercings en el cuerpo. ¡Muy atentos!

¿Qué Son Exactamente los Piercings Corporales? 

Los piercings corporales son orificios creados en diferentes partes del cuerpo para insertar joyería.

Los más comunes son los de orejas, nariz, ombligo, lengua y ceja, aunque pueden colocarse en casi cualquier parte del cuerpo.

Efectos Inmediatos de los Piercings 

Al perforar el cuerpo, se producen efectos inmediatos. El más obvio es el dolor, que varía en función del lugar del piercing y la sensibilidad individual.

También es común experimentar hinchazón y sangrado, que normalmente desaparecen en unos días.

Riesgos y Complicaciones a Largo Plazo

No todos los efectos de los piercings se ven inmediatamente. Algunas complicaciones pueden surgir después de semanas, meses e incluso años.

Entre las más comunes se encuentran las infecciones, las reacciones alérgicas a la joyería, el rechazo del cuerpo al piercing y la formación de queloides.

¿Cuáles son las Infecciones más comunes? 

Las infecciones son riesgos comunes después de realizarte un piercing. Las bacterias pueden entrar en la herida y provocar síntomas como enrojecimiento, hinchazón, dolor y secreción de pus.

En casos graves, una infección no tratada puede conducir a la septicemia, una condición potencialmente mortal.

¿Cómo puede el cuerpo rechazar un piercing? 

El cuerpo puede rechazar un piercing al considerarlo un objeto extraño. Esto puede provocar síntomas como enrojecimiento, picazón y migración del piercing, donde la joya se mueve gradualmente hacia la superficie de la piel y finalmente se expulsa.

¿Qué son los queloides y cómo afectan los piercings? 

Los queloides son crecimientos excesivos de tejido cicatricial que pueden formarse alrededor de un piercing.

Pueden ser dolorosos o pruriginosos, y a menudo son más grandes que la herida original. Los queloides pueden ser particularmente problemáticos porque pueden continuar creciendo a menos que se traten.

¿Cómo se pueden prevenir estos efectos negativos? 

Para reducir los riesgos asociados con los piercings, es fundamental elegir un profesional con experiencia y seguir cuidadosamente sus instrucciones de cuidado posterior.

También es esencial mantener la zona del piercing limpia para prevenir infecciones y quitarse la joyería si aparecen signos de rechazo.

Como cirujano plástico, siempre recomiendo a mis pacientes que se informen bien antes de tomar la decisión de perforar cualquier parte de su cuerpo.

¿Tienes alguna pregunta al respecto? Contacta conmigo en los teléfonos 918 27 14 01 ó 678 61 29 42 o pincha aquí.

Sígueme en Redes Sociales

Ignacio Ortega Cirujano Plástico

Déjame tu comentario aquí

o hazme una pregunta

deja tu comentario aquí

13 + 7 =

Publicaciones recientes